Coaching
Coaching

¿Qué es “eso del coaching”?

Sobre el coaching hay bastante confusión.

Un coach no es un formador, un psicólogo o un mentor, ni alguien a quien contar tus problemas y de quien recibir buenos consejos.

¿Nos libramos de falsos mitos sobre el coaching?
Vamos allá.

Lo que NO es el coaching

Un amigo que nos da consejos: ni hablar.

Un coach es un profesional que te ayuda a que saques el máximo de ti mismo, no un amiguete que te escucha cuando le cuentas tus cosas, ni un “cuñado” con recetas mágicas para cualquier problema.

Formación: Un coach no es un formador.

En una formación, el profesor transmite conocimientos y habilidades al alumno.

En el coaching no hay estos roles, un coach no te va a decir cómo hacer tu trabajo: el profesional eres tú. Si hay algo que se aprende, es precisamente a aprender.

Mentoring: Un mentor es un profesional experto en el mismo campo que la persona “mentorizada”.

El coach no tiene por qué tener los conocimientos profesionales específicos que el coachee, y sin embargo, sí que sabe cómo hacer que esos conocimientos profesionales rindan al máximo posible.

Terapia psicológica: No se trata de restablecer la salud mental de nadie.

El coaching se centra en mejorar el desempeño de la persona en su ámbito profesional. No se trata de curar la mente, sino de generar un crecimiento mental.

Un consultor: igual que en el caso del mentoring, un coach no es un consultor.

No vas a acudir a tu coach en busca de soluciones expertas a problemas ocasionales, como harías con un consultor. Entre coach y coachee se establece una relación continua en forma de guía y recursos para lograr un desarrollo continuado.

Lo que SÍ es el coaching

Entonces, ¿qué es el coaching?

Imagina a un deportista profesional y a su entrenador.

Pues la relación que se establece entre deportista y entrenador es la misma que entre hay tu coach y tú.

Tú hoy eres el deportista profesional, y trabajando con un buen coach (literalmente, entrenador en inglés) vas a tener la mejor ayuda para conseguir los objetivos que te propongas.

Y, quién sabe, tal vez algún día superes tus metas iniciales, y consigas llegar a ser un deportista de élite…

La comparación entre el coaching y el entrenamiento deportivo no es casual.

El término “coach” viene directamente del mundo del deporte.

La diferencia está en que el coaching se emplea para ayudar a personas a lograr sus objetivos profesionales y vitales.

El coaching es una relación en la que una persona ayuda a otra a conseguir sus objetivos.

Quien va a “sudar la camiseta” para lograr lo que se proponga será la persona que recibe el entrenamiento, claro.

Para hacerlo, tendrá a su lado a su coach, quien le va a ayudar a sacar lo mejor de sí.

¿Crees que puedes necesitar coaching empresarial?

Puedo ayudarte a mejorar tu desempeño profesional. Para eso estoy aquí.

También realizo coaching personal, para quienes se han marcado como objetivo mejorar su vida en general, no sólo profesionalmente.

Porque no todo en la vida es el trabajo, ¿verdad?

Sea cual sea tu caso, te animo a que contactes conmigo.

Buscamos un rato que nos venga bien, nos encontramos, nos conocemos, y vemos juntos de qué manera puedo ayudarte, tanto en tu vida profesional como en la vida personal.

¿Preparado/a para despegar?

¡Vamos allá!